Gestor del patrimonio:Gestiona el patrimonio inmobiliario con criterios profesionales, consciente de su valor como bien de inversión y de ahorro, y de que el patrimonio inmobiliario es, en muchos casos, un legado transmitido de generación en generación.


Gerente:Dirección del personal laboral al servicio de la Comunidad; seguimiento y control de proveedores, averías, seguros, bancos, etc., pactando las mejores condiciones de los servicios para los propietarios; relaciones externas de la Comunidad con la Administración Pública ( Local, Autonómica, Seguridad Social, Hacienda...).


Asesor:


Jurídico: Interpreta y aplica la legislación vigente en aquellas materias que afectan a la propiedad inmobiliaria, manteniendo a la Comunidad dentro de las normativas legales, asesorándoles en sus decisiones.

Contable: Criterios de presupuestos, repercusión de gastos, liquidaciones y saldos individualizados según división horizontal, estatutos o acuerdos de Junta; repercusión de obras, actualizaciones de renta, etc., en los casos de arrendamientos.

Fiscal: obligaciones con la Hacienda Pública en todos los aspectos relacionados con la propiedad: IVA, IRPF, declaraciones, alta en el censo, liquidaciones, etc.

Laboral: Riesgos laborales, contratos, seguridad social, medidas de fomento del empleo, INEM, Estatuto de los Trabajadores, accidentes de trabajo, incapacidades, etc.

Técnicos: Aspectos arquitectónicos e industriales que afectan al buen funcionamiento de los servicios y mantenimiento de la propiedad, asesorando sobre la mejor contratación de las empresas o técnicos que en la relación calidad-precio sean más ventajosas.

Inmobiliarios: Alquileres, traspasos, compraventa de inmuebles, Notario, Registradores de la Propiedad, IBI, viviendas de Protección Oficial, rehabilitación de inmuebles, etc.


Mediador: Conflictos entre la Comunidad y el Propietario, entre los mismos propietarios, entre el arrendador y el inquilino, entre patrón y trabajadores, intentando unificar criterios para evitar litigios.


Secretario: Custodia la documentación de la Comunidad, da fe de los acuerdos, posibilita su aplicación con criterios profesionales de forma ágil y eficaz; expide certificados de deuda o corriente de pago.


Contable: Con criterios contables e información clara y precisa, elabora los presupuestos anuales para su aprobación, actualiza las rentas, repercute las obras, cobros de los recibos a los inquilinos o propietarios, de morosos, deudores. De los pagos a proveedores, nóminas, acreedores, etc.


Representante inmobiliario: Valoraciones y peritaciones inmobiliarias, judiciales, traspasos de locales, alquileres, contratos de arrendamiento, viviendas de protección oficial, etc.